Psicología para Deportistas

“Tanto si crees que puedes lograr algo como si crees que no puedes hacerlo…tienes razón…”

                                                                              H.Ford

     En muchas oportunidades se ha podido constatar que deportistas bien dotados físicamente carecen de la suficiente habilidad psicológica (específica para el alto nivel) que puede perjudicar seriamente su rendimiento global.

     Día a día tanto teórica como prácticamente se va descubriendo el positivo papel que desempeña la imaginación en la actividad deportiva, y ya que todos los deportistas poseen la habilidad imaginativa, se han implementado diferentes métodos para desarrollar la misma y mejorar la actuación de éstos.

     Estos métodos deberían seguir ciertos pasos para lograr un buen programa. De este modo se debería propiciar la introducción del “entrenamiento” imaginativo en los deportistas, procediendo luego a evaluar sus capacidades imaginativas, entrenándolos en el uso de técnicas básicas, para poder realizar finalmente un programa sistemático en imaginación deportiva para cada actividad o deporte.

     En estos pasos se hace necesario que tanto el entrenador como psicólogo deportivo o ambos trabajando juntos, puedan mostrar las bondades del desarrollo de la capacidad imaginativa ligada al deporte a todos los atletas, quienes deberán percibir, comprender y actuar acorde con el programa entre todos realizados.

IMAGINACIÓN Y CREATIVIDAD

     La imaginación es el sustrato básico de la creatividad. Seria impensable un proceso creativo sin que actúe tanto la imaginación como la memoria del ser humano. Y es casualmente el ser humano el que es capaz de modificar en forma activa sus conductas utilizando la imaginación como punto de partida para todo proceso de cambio.

     Por medio de la imaginación la persona podrá tanto recordar como, crear nuevas experiencias que podrán estar al servicio del entrenamiento mental y lograr conductas de éxito, tanto como para ayudar a controlar la ansiedad, la frustración, o bien recrear los sentimientos experimentados durante un evento o competición.

     Habitualmente el entrenamiento imaginativo más utilizado es el visual (no descartando los demás sentidos), ya que casualmente es la visión al sentido mas usado en nuestra vida cotidiana. De hecho es la visión, uno de los sentidos más complejos y el que es necesariamente imprescindible.     

     Todas las personas pueden utilizar su imaginación y crear cualquier grupo y tipo de imágenes impresas en su memoria. De este modo las sensaciones, sentimientos, ideas o emociones habidas en experiencias deportivas del pasado, pueden servir para no sólo recrear las mismas sino para crear futuros eventos que presentarían el beneficio de saber como actuar con eficacia.

     ¿Pero cómo se puede explicar este fenómeno imaginativo?

     Existen dos teorías que si bien son diferentes pueden ser complementarias. La primera es la “Teoría psiconeuromuscular” en la que se estipula que ya que el cerebro está transmitiendo en forma constante impulsos específicos a los músculos con el objeto de movilizarlos , se ha podido constatar científicamente , que al imaginar los movimientos , ocurren similares impulsos en el cerebro, tal como si estos hubieran sido realizados.

      Ya sea que los deportistas ejecuten movimientos reales o los imaginen, van a utilizar las mismas vías neuronales. Así es que los deportistas podrían llegar a construir una “estructura activa” que funcione con cierta automaticidad por la sola voluntad de evocación de determinados movimientos o situaciones necesarias.

     La segunda teoría se denomina “aprendizaje simbólico“. Este señala que es necesario que contemos con un plano que represente al movimiento a realizar y que por medio de la imaginación se facilite al deportista a simbolizar sus movimientos haciendo de éstos algo más familiar y conocido.

ACERCA DEL DESARROLLO DE LA IMAGINACIÓN

     ¿Por qué consideramos que la imaginación es ventajosa para los deportistas?

      En principio porque existe numerosa evidencia científica que ha confirmado la influencia positiva de la imaginación sobre la actitud positiva psicológica de los deportistas para con su actividad y porque además la práctica de la imaginación así lo demuestra.

      Pero cabe aclarar que la imaginación siempre funcionará en su totalidad si los deportistas “creen” en ella. Es necesario señalar que de por si, la imaginación no les permitirá alcanzar el éxito pero es un canal importantísimo que si lo favorecerá. Es un camino más dentro de las técnicas de entrenamiento. Muchos son los deportistas de élite, o alto rendimiento, que utilizan la imaginación formando parte de su entrenamiento diario.

     Un entrenamiento básico para el desarrollo de la imaginación deberá tener en cuenta que ésta es una habilidad particular, que cada persona la posee en términos cuantitativos y cualitativos singulares, pero que la misma puede ser incrementada por diferentes modos de entrenamiento.

      Según Robin Vealey, existen tres tipos de ejercicios en imaginación.

En primer término señala este autor que los deportistas precisan del desarrollo en imágenes “vividas” de todos los movimientos o ejercicios relacionados con sus deportes.

En segundo lugar., los deportistas deben aprender a ejercer un determinado control sobre estas imágenes para poder utilizarlas a voluntad y cuando lo consideren necesario.

Y por último será preciso incrementar sus “auto-percepciones”. Para cada uno de estos aspectos existen ejercicios que van desde la más simple y estática observación, hasta los más complejos y en movimiento, los que, paulatinamente van desarrollando el campo imaginativo de la persona que los practica.

LA PSICOLOGÍA DEL DEPORTE NOS BRINDA LA POSIBILIDAD DE ENTRENAR Y POTENCIAR NUESTRAS HABILIDADES MENTALES (psicoemocionales) OCUPANDONOS ENTRE OTRAS COSAS DE:

Concentración: es esencial para alcanzar el máximo nivel para el que cada uno esta capacitado. El elemento principal de la concentración es la capacidad de focalizar la atención sobre la tarea que se está desarrollando sin distraerse con estímulos internos y/o externos.

Atención: íntimamente relacionada con la concentración, las distintas demandas deportivas requieren diferentes demandas atencionales, pudiendo ser estas estrechas, amplias, internas o externas según la situación lo requiera.

Motivación: eje fundamental de la vida en general y del deporte y deportista en particular. Motivación como proceso, motivación que permite al deportista participar de su deporte debidamente orientado hacia objetivos y metas determinados y delimitados.

Auto Confianza: Es la creencia o el grado de certeza que los individuos poseen acerca de su habilidad para tener éxito en el deporte Es la creencia que se puede realizar satisfactoriamente una conducta deseada, por lo cual es de suma importancia trabajar esta variable.

Comunicación: Otra aptitud sumamente importante en la vida y mucho mas aun en el ámbito deportivo. La comunicación es esencial a la hora de trabajar con deportistas, no solo para ellos sino para la optimización del trabajo del entrenador y demás miembros del cuerpo técnico.

Etc.

Algunas de las herramientas que utilizamos, que entrenamos y que generamos en el deportista para su  autodominio y autocontrol son:

Autoconocimiento.

Relajación.

Visualización.

Sofrología.


EFT. Técnicas de Liberación Emocional.